¡Bienvenidos!
pitagoras Tresauroras

DESDE AMEZOLA HASTA ALONSOTEGI

Salimos de Amezola hacia Recalde por Gordóniz. Subimos a Uretamendi en el ascensor, y luego en otro ascensor a Betolaza.

Aquí hay una carretera que sube a Arráiz y justo en su inicio hay un desvío hacia la Fuente del Soldado.

Llegamos a las campas de Arráiz y a la Casa de Galicia.

Nuestro camino nos lleva al pie de Errestaleku. Pero vamos a seguir por una cómoda pista hacia el collado Gangoiti.

La subida directa tiene unas pendientes terribles a pesar del trazado en zigzag. Hoy como antaño se ve algún valiente que sube a "pecho descubierto".

En cambio es muy raro ver a alguien bajando por aquí. Pero hace 50 años era frecuente que pandillas de gente joven optara por esta vía. La actividad física era fuerte y la diversión estaba asegurada. Seguramente por aquellas bajadas le dieron los bilbainos a Errestaleku el eufónico nombre que tiene en la lengua castellana.

En el collado Gangoiti hacemos un giro de casi 180 grados.

Llegamos a la cresta que baja hacia Alonsotegi: la conexión se hace unos metros debajo de la cima, de modo que haremos esa breve subida para disfrutar de la vista.

Luego la bajada directa hacia nuestra meta. A nuestra derecha y a nuestros pies, el camino por el que hemos venido desde Arráiz.

La bajada, que coincide con el trazado del gaseoducto y carente de curvas presenta unas pendientes terribles. Conviene hacer un descenso técnico: mirar bien donde se ponen las botas y en ningún caso dar la zancada larga a la que invita el acusado desnivel.

Sobre nuestras cabezas vuelan las gaviotas: no es raro porque a nuestra derecha tenemos el basurero de Bilbao.

A nuestra izquierda tenemos, en cambio una panorámica preciosa. La mole del Gallarraga, extrañamente cercana. Delante la pareja formada por Gongeda y Zamaia. Y al pie de estos la pista que comunica Pagasarri con Alonsotegi.

Frente a nosotros están los montes que protegen Alonsotegi por el Oeste: desde nuestra derecha, Arroleza, Tellitu, Sasiburu, Peñas Blancas y Apuko. Cuando les miramos desde Bilbao sólo podemos ver Arroleza. Muy alto en las faldas de los montes, hacia nuestra izquierda el barrio de Zamundi.

Entramos en una zona arbolada donde las pistas forestales se entrecruzan. Pero no hay pérdida posible porque siempre entrevemos el pueblo. Eso sí, conviene tener en cuenta que debemos caer hacia la vaguada de nuestra izquierda (recordemos que a la derecha están las basuras).

Atravesamos el pueblo y cruzando un puente sobre el Cadagua llegamos al barrio de Irauregi: primero tenemos a San Antolín y un poco más allá la estación de Feve.

También te ofrecemos un plano general de la caminata.

¡Hola!
¡Un saludo!