¡Bienvenidos!
pitagoras Tresauroras

Paseo por el mar chico y por la plaza de las 12 calles

Salimos de la estación de tren de Aranjuez y cogemos maestro Guerrero y Oropéndola, en dirección al campo de fútbol.

Subimos por Montecillo al camino del mar chico. Junto a la glorieta de la carretera nacional tenemos una barrera que impide el paso de coches y por ella accedemos a una senda entre el humedal y una pequeña ladera.

Unos 500 metros y estamos en el mar de Ontígola.

De nuevo en el pueblo tomamos la calle Stuart (por Pedro Fitz James Stuart y Colón de Portugal). Esta calle cambió su nombre por el de la Reina Cristina, más tarde por el de Pablo Iglesias, luego por el del general Franco, para volver finalmente a su nombre primitivo. Llegamos al colegio de la Sagrada Familia, es decir al Palacio de Godoy, que inspiró la frase de Pérez Galdós: "Fortuna, vil prostituta... la mayor suerte del ser humano será no conocerte ni de nombre".

Entramos en el Jardín del Príncipe y cruzamos el Tajo por la pasarela.

Caminamos hasta la Plaza de los 12 paseos. Desde aquí un camino recto de unos 3 kilómetros, bordeando la recta norte del hipódromo, llevaría hasta el río Tajo, ya muy cerca de su unión con el Jarama. Es el Paseo de la Princesa, con un arbolado impresionante.

Enfrentaremos 2 problemas: el primero sería cruzar la carretera de Madrid y se resuelve con un poco de paciencia (por parte del caminante, claro); el segundo sería la vía del tren que obliga a un desvío por las calles Ventanillas y Tilos.

De vuelta en la Plaza de los 12 paseos tomaremos el que va junto a la carretera de Madrid y que nos permitirá cruzar el río por el puente.

Estamos en la maravillosa Plaza de San Antonio. Sólo nos queda volver a la estación.

¡Hola!
¡Un saludo!