¡Bienvenidos!
pitagoras Tresauroras

De Urduliz a Plencia

Partimos de Urdúliz, a unos 50 metros sobre el nivel del mar; subimos al monte Isusquiza, a 200 metros de altura, y bajamos a Butrón. Luego, tras dos repechos de unos 50 metros de altitud, llegamos a Plencia (algo menos de 15 kilómetros).

Al bajar del Metro, cruzamos el paso a nivel y nos encaminamos por la calle Aita Gotzon, por una excelente acera. Atravesamos la carretera Plencia-Bilbao (a la derecha sube hacia Bilbao, por Umbe; a la izquierda baja hacia Plencia). Nosotros seguimos en la misma dirección, por la carretera de Gatica, hasta que se acaba la acera y empieza un pequeño arcén; ahí torcemos a la izquierda por un camino asfaltado procurando evitar desvios hacia algunos caseríos. Subiremos algunos repechos alternando con falsos llanos. Al llegar a una pista forestal en muy buen estado dejaremos el camino asfaltado; aquí empieza la cuesta constante que nos va a llevar a la cima. Sin disminuir la pendiente subiremos por un trozo de pista de cemento. Y luego, siempre en ascenso, torceremos a la izquierda por una pista ancha con más hierba que tierra. Nos damos cuenta que vamos por encima de un gaseoducto y por él llegamos a la cima de Isuskiza.

Torcemos a la derecha y empezamos a bajar por una senda entre eucaliptos. La senda es pronunciada y de suelo irregular. Al aproximarnos a la urbanización Isusquiza torcemos a la derecha por una pista amplia en la que se alternan falsos llanos con bajadas pronunciadas. Llegamos a la presa de Arbiña y seguimos una pista de tierra llana hasta el Castillo de Butrón y el puente.

Por la orilla derecha, caminamos de Butrón hacia Plencia. Pasamos de nuevo por la presa de Arbiña. La pista es de asfalto y totalmente llana.

Empezamos a alejarnos de la ría, a la par que el camino se empina. Es la subida a Palados: al principio seguimos en asfalto, pero luego entramos en un camino de monte. A la izquierda tenemos un campo de rugby y un hórreo restaurado. Bajamos de nuevo hacia la ría y de nuevo subímos hacia el camino Mandaño. Encontramos otra vez asfalto. Bajamos hacia Plencia y entramos en el camino Gandía, con buenas aceras. Atrevasamos la rotonda de la carretera de Andrakas y llegamos al puente de la Estacíón. Final de trayecto.

¡Hola!
¡Un saludo!