¡Bienvenidos!
pitagoras Tresauroras

DESDE SODUPE HASTA PAGASARRI

KIPUTXETA

Salimos de la Estación de Sodupe y cruzamos el Cadagua. Luego cruzamos el puente sobre el Herrerías.

Comenzamos la subida de pendientes terribles. Pasamos por Trasaraña.

Hay una bifurcación muy engañosa. Invita a seguir de frente, pero hay que torcer a la izquierda hacia un establo de ovejas.

Pasamos por Sagarminaga.

Llegamos a Miñaur. Hay que decir que hace un rato hemos perdido el suelo de cemento y estamos en una pista de tierra, amplia y bien trazada, pero muy embarrada si llueve.

Unos repechos más y por fin llegamos al collado.

Aquí tenemos Kiputxeta a nuestra izquierda, pero la hemos dejado atrás.

Hay que girar casi 180 grados, es decir orientarnos hacia el Norte y dejar Kiputxeta a la derecha. La pendiente sigue siendo fuerte.

Otro giro de 180 grados, unos repechos y llegamos a la cumbre. Eso sí, ante hemos cambiado la amplia pista de tierra por una estrecha senda cimera.

Desde la cumbre tenemos una vista de Gallarraga. Aunque sea la cara opuesta a la que se ve desde Bilbao, a veces se parecen mucho porque el monte se oculta dentro de la nube.

Un día de 1971, Julio J. Rodriguez subió a unos amigos a Gallarraga desde Sodupe. Fue a través de Aguilatos. En la cima estaba tan feliz que sorprendió a todos con unos versos:


Desconcierto. Falta de conocer.
Deseos de vivir. Sed de hacer.
Nuestro peso es la formación y se desvanece
dejando su verdad
y el viento nos mueve
…………………………

Siguiendo por la senda bajamos al siguiente collado. Desde aquí vamos a bordear el macizo de Ganekogorta por el Sur. Se trata de mantenernos en una cota algo inferior a los 700 metros.

En general iremos por pistas amplias, a veces alfombradas de cesped, pero también usaremos alguna senda estrecha.

Llegamos al collado Kurtziaga. Aquí podemos bajar a Llodio por Santa Lucía. O todo lo contrario, subir al Ganeko por una senda de gran desnivel.

Pero no haremos ni una cosa ni otra. Seguiremos faldeando el Ganeko hasta llegar al Paga. En este tramo usaremos siempre una senda bien marcada y que permite andar ligero. Eso sí, en algunos momentos puntuales habrá que frenar y mirar muy bien donde se pone el pie.

Únicamente nos queda bajar a Bilbao.

También te ofrecemos un plano general de la caminata.

¡Hola!
¡Un saludo!