¡Bienvenidos!
pitagoras Tresauroras

Tour de Flandes y Segunda Guerra

Las grandes vueltas son incompatibles con una guerra: el Giro del 40 terminó antes de que Italia entrara en la contienda.

Incluso en países neutrales como España o Suiza, a partir del 43 ya no se pudieron realizar los Tours nacionales. Lo mismo sucedía en Portugal desde el 42.

Pero las pruebas de un día son otra cosa.

Si la guerra no ha parado el ciclismo en Flandes, en cambio la información gráfica de Le Soir Ilustré si se ve afectada. En el primer número de abril en 1940 no hay información deportiva de ningún tipo, y sí mucha información sobre la guerra; por ejemplo, el puente sobre el Rhin en Estrasburgo.

Y tras la ocupación la revista es cerrada. No así el diario Le Soir, cuya trayectoria en la guerra se puede seguir por las aventuras de Tintín. Hergé vuelve a Bélgica tras su viaje a Francia huyendo de los alemanes y consumada la rendición del pequeño país. El diario en el que trabajaba, El siglo XX, está cerrado. La extrema derecha que ha sido puesta en el poder por los ocupantes le ofrece trabajo en su medio de prensa, pero Hergé se niega a colaborar con ellos. Sin embargo los ocupantes tienen también su plan: tras cerrar la prensa francófona, confiscan y mantienen en pie el diario Le Soir. Y también ofrecen trabajo a Hergé, y éste acepta, haciendo de la necesidad virtud. Obviamente no puede continuar con Tintín en el país del oro negro, que es material sensible, y crea un nuevo episodio, digamos más neutral, El cangrejo de las pinzas de oro.

En 1941 la aventura pasa a ser tira diaria en Le Soir:

¡Hola!
¡Un saludo!