¡Bienvenidos!
pitagoras Tresauroras

De Oñate a La Granja

Este episodio nos lleva de Oñate a La Granja. Como siempre el autor atenderá el plano histórico: pasan por la novela el pretendiente don Carlos y don Rafael Maroto por un lado, y por el otro don Leopoldo O'Donnell y Francisco Serrano.

En el plano personal don Benito nos ofrece un nuevo personaje: Demetria de Castro Amézaga.

Audios:

Salida de la cárcel

Oñate

Laguardia

Luchana

La acción arranca en la Rioja Alavesa, en Laguardia, y se mueve hacia la villa bilbaína pasando por tierras del Norte de Burgos.

También nos hace Galdós visitar La Granja para contarnos como los sargentos sublevados obligan a María Cristina a firmar la Constitución del 12. Este viaje se realiza a través del recurso al género epistolar tan usado por el autor en la Tercera Serie de los Episodios.

Pero los sucesos principales tienen lugar en Bilbao. Podemos pasear por Ripa, San Antón, los Cantones o Barrencalle. Podemos acompañar a los defensores de la villa en Artagan, Mallona, Solocoeche o la calle de la Esperanza. Podemos visitar una ferrería en la ría del Nervión, en Miravalles. O podemos subir con los libertadores de Bilbao por las faldas de los montes Cabras, San Pablo o Banderas.

Vamos a conocer a don Beltrán de Urdaneta, que compartirá con Fernando el papel estelar en esta Tercera Serie. En el Maestrazgo será don Beltrán el que acompañe a las tropas carlistas. El recibirá la confidencia sobre la aparición misteriosa en Calaceite de una hermosa monja a uno de los comandantes de Cabrera.

Y viviremos con la familia Arratia: con Prudencia, la mujer de Ildefonso y tía, por tanto de Aura; con Sabino Arratia, que espera el triunfo del orden, de los principios cristianos y del comercio honrado; con Zoilo, el personaje que Galdós sitúa al nivel del general Espartero; con "Churi", el "perdedor" abrumado por su sordera.

Audios:

Archanda

Bilbao

El lenguaje de los personajes galdosianos

Las cartas que recibe Calpena desde La Granja o Madrid están asociadas a un lenguaje de trascendencia histórica (Constitución, libertad, pueblo, revolución) en lógica correspondencia con su contenido: la información de la situación política que se vive en la Corte.

El mentor de Fernando, don Beltrán de Urdaneta, eterno adorador de las mujeres, orienta a su protegido en la materia que le es consustancial; así lo trasparenta su lenguaje (belleza, hermosa).

El general Espartero nombra repetidas veces a la villa del Nervión; dialoga con ella; se siente culpable por su tardanza en la solución de las privaciones de la ciudad.

Más allá de la ventaja que ofrece a Zoilo su internamiento en la Villa con Aura, encontramos su voluntad de liquidar el conflicto por la vía del casamiento. Por el contrario, Fernando parece aceptar el concepto de noviazgo para su relación con Aura. Esta presenta en su lenguaje cierta similitud con el usado por Zoilo.

Sabino invoca a Dios continuamente: espera de Él que su familia no sufra pérdidas irreparables.

El narrador hace gala en su vocabulario de la debida neutralidad hacia el mundo que él ha creado, pero es posible destacar el término patria; en efecto, a Galdós le resulta especialmente querido el pueblo bilbaíno, los patriotas que defienden la ciudad.

Dos mujeres destacan por lo moderado de su lenguaje: Prudencia Arratia y Demetria Castro. Galdós ha situado en la trama a dos jóvenes, Fernando y Aurora, con cualidades superiores a los demás mortales presentes en la Tercera Serie de los Episodios. Por otra parte, ha dispuesto un cúmulo de dificultades para que la pareja (y el lector) experimenten mayores deseos del final feliz que debe llegar tarde o temprano. Pues bien, Prudencia, con su actividad tenaz, y Demetria, con su elegante discreción, van a intentar impedir que el edificio romántico proyectado por Galdós alcance el remate oportuno. Esta doble rebelión explicaría el lenguaje parsimonioso de las dos mujeres: la ambigüedad de Prudencia y la parquedad de la mayorazga de Castro-Amézaga.

¡Hola!
¡Un saludo!